Cargando...

Perdidas

Inicio / Comunidad / Perdidas / Perdida de ser querido

despedida de un amor compartido

A veces no sé si voy o vengo 

de mis tristezas a mis alegrías o viceversa. Mis primeros pasos en el dolor comenzaron con tu adiós indolente aquella mañana cuando supe al verte estático y saber que estabas partiendo de manera apresurada hacia ignotas y desconocidas dimensiones. 

Siempre supe que te irías de viaje antes que yo. Desconocía, sí, la premura de tu decisión. La placidez de tu rostro silencioso y tu certera mirada hacia adentro, como solías decir, me trajo pálidos recuerdos de tu insensatez al abandonarlo todo. Incluyéndome a mí. Porque nunca se sabe hasta dónde es verdad o mentira la realidad de las cosas que estoy pensando desde siempre. Dejaste atrás a la reina de tu casa y te fuiste de regreso a casa con mamá. El verdadero amor de tu vida. Tu único y gran amor quien tiene el derecho a eliminar mis sueños y deseos. Ya es hora de poner en orden todo. Te encuentras donde debe ser donde debes estar identificado y registrado en el alma que te dio la vida. Siempre lo supe. Gracias por tu amor incondicional con el resto del mundo. Es hora de dejar volar tus alas. Es  hora de que yo aterrice de plano. De que ponga bien puestos los pies en el suelo y continuar trotando, como caballo de paso. Como pavo real con sus plumas erguidas mirando al norte. Es hora de vivir y de volver a soñar sueños irreverentes que quedaron inconclusos interrumpidos pero esperan por mí para seguir avanzando hacia MIS sueños y presenciar la realidad que he venido construyendo equivocadamente tercamente con tus no sueños y tus no planes. Fuiste coherente no siendo un soñador de "mis" nuestros sueños. Loca yo siempre, absurda, absurdamente egoísta por soñar mis sueños contigo. Pero nunca me engañaste. Me engañé yo sola, 39 años de lucha contra tus silencioso rostro. Irreverentemente absurda entre tantas locuras creadas entre pasiones y locuras, esas sí compartidas y vividas con intensidad con sabrosura con entrega y emoción. Gracias por existir en mi existencia y por vivir mis locuras yo las tuyas y las nuestras. Gracias muchas gracias por nuestros hijos y nietos y por el amor redimido en plenitud. 

Eres fuiste y serás siempre mi amor de mis amores. Mi héroe arquitecto de ilusiones que levantó el equilibrio una torre de esperanzas con un balcón de suspiros. Ya llegamos hasta aquí. No más sueños ni esperanzas compartidos. Tus manos fueron siempre mi refugio. Mi espolón calcáneo que siempre me dolió al caminar. Al trotar al cabalgar buscando caminos que siempre se cruzaron con los tuyos. Pero que no más. Que ya no van. Sigue la luz dicen siempre los que saben de luz. Yo te bendigo y te hago libre. Suelto todas las ataduras y los nudos que fui creando cuidadosamente irrespetuosamente  desesperadamente aparentemente irremediablemente. Fui tejiendo cada día una red traicionera en la cual me fui enredando como en una serpiente autodestructora que me ha tenido atada, pero hoy los desato, nudos y más nudos voy desatando día tras día. Los cortaré uno por uno más rápido que cuando los amarres porque el nuevo diseño de mi vida sin ti sin tu presencia así lo exige. Debo caminar caminos sola porque así me dejaste. Porque así nací. Libre como el viento porque todo lo entregué por ti y para ti. Te desato con amor,  amor. Me dijiste con Wendy que siguiera mi camino y comenzara la alegría y la fiesta. Pero no. Todavía no hay fiesta porque falta un tiempo para un nuevo carnaval sin ti. Porque no sé bailar sin ti. Pero tengo que bailar sin ti aunque hace mucho que sin ti yo bailó. Creo que ya. Cualquier cosa yo regreso y te sigo contando cómo va mi vida.  Suelto tu mano porque tú ya soltaste la mía esa fría madrugada de tu viaje. Muchas gracias por amar mi amor. Siempre amaré tu amor. Bendito seas amor de mi vida. Vé a la luz la luz te llama. Vuelve a casa que te esperan 

Escrito por: Mariposa vagarosa

COMPARTIR ESTE ESCRITO

Aportes (1)


  • Febrero 09 de 2019

    Reconociste y perdonaste, perdonaste y soltaste, ahora estás frente a ti, libre para volver a comenzar tomando tu propia mano.

Deja tu aporte